certificado-energetico

Certificado energético, imprescindible para vender o alquilar tu vivienda

Tabla de contenidos

Si estás pensando en vender tu casa, o sacarla al mercado de alquiler, debes obtener previamente un certificado energético. Este documento se ha vuelto ya fundamental y sin él no puedes celebrar un contrato de arrendamiento ni de compraventa. Por eso, antes de hacer nada con tu casa asegúrate de que haces este trámite.

¿Qué es el certificado energético?

En virtud del Real Decreto 235/2013 de 5 de abril, cualquier propietario que quiera vender o alquilar una vivienda debe contar con el certificado energético. Se trata de un documento que indica la calificación energética de la vivienda y el consumo medio de la misma.

Nos indica si una casa es más o menos eficiente y qué medidas se podrían adoptar para aumentar su eficiencia energética. Esto ayuda al futuro comprador o inquilino a hacerse una idea de si sus recibos de luz y gas serán más o menos altos o bajos.

Es algo similar a la etiqueta energética que tienen los electrodomésticos, pero aplicado a las viviendas.

Como vendedor o arrendador, el certificado energético puede jugar a tu favor o en tu contra. Si la clasificación energética de tu casa es alta, puedes usar esto como argumento para mantener un precio alto de venta o alquiler, argumentando que has hecho inversiones en eficiencia energética que van a implicar un ahorro para el comprador o el inquilino.

Sin embargo, si la calificación energética es baja, es la otra parte la que puede usar esto para intentar negociar el precio a la baja.

Actualmente las viviendas se clasifican según su eficiencia energética entre la A y la G, siendo la A la máxima eficiencia energética. Y, a pesar de que la medida lleva ya en marcha unos años, más del 80% de las viviendas con etiquetado tienen clasificación E, F o G.

¿Cómo se obtiene el certificado energético?

Es imprescindible contratar a un técnico autorizado. Este hará una visita a la vivienda y comprobará el estado de los aislamientos, de la caldera, de las puertas, etc. Con todo ello elaborará un informe y adjudicará a la casa una clasificación energética u otra.

Una vez obtenido el certificado hay que proceder a su registro ante el organismo competente de la Comunidad Autónoma, que se encargará de revisar que todo sea correcto. Aunque esto puede hacerlo el propietario, en la mayoría de los casos es el técnico quien lo lleva a cabo. Presentado el informe y aprobado administrativamente, la etiqueta energética se expide de forma oficial.

El precio depende mucho del tipo de vivienda de que se trate, pero puede estar entre los 100 y los 300 euros. Una vez obtenido, el certificado tiene una validez de 10 años.

¿Qué pasa si no tienes certificado energético?

Vender una casa o alquilarla sin disponer del certificado energético puede acarrear una multa de entre 300 y 600 euros. También se sanciona el falsear el certificado y anunciar una vivienda con un certificado que, realmente, no se tiene.

Las multas son de un importe bastante más elevado de lo que cuesta hacer el certificado, así que compensa realizarlo y olvidarse así de posibles problemas legales.

Comparte esta notícia:

¿Podemos ayudarte en algo?

Escríbenos y nos pondremos en contacto contigo.

Lo más nuevoHablamos sobre Vender piso o casa

inversion-en-vivienda
Finanzas personales

¿Es buena idea invertir en vivienda cuando la inflación es alta?

Inflación parece haberse convertido en el término de moda. Un fenómeno que siempre está presente

Leer más »
impuesto-de-transmisiones
Financiación e Hipotecas

¿Quién paga el ITP en la compraventa de una vivienda?

La mayoría de los ciudadanos no somos expertos en temas fiscales, pero sabemos, o al

Leer más »

¿buscas más?Habla con nuestros expertos o busca propiedades